¿Quién soy?

Fotografo Ignacio Navarro

Detrás de la historia de cada persona, está la historia de sus padres.

Cuando tenía 12 años, a mi padre le pagaron una deuda con cientos de cámaras fotográficas y rollos de 35mm. No tenía donde dejarlos y se los llevó a nuestro hogar. En todos lados habían cámaras fotográficas de diferentes modelos, rollos de asa 100, 200, 400 y 800. Compartimos estas cámaras y rollos con nuestros familiares y amigos. La mayor parte del tiempo andaba con una cámara fotográfica acompañandome.

Mi primer amor fue la naturaleza. Me llevaron al parque nacional Conguillío y me enamoré de su pureza y majestuosidad, la tranquilidad que allá había junto con la belleza del bosque y sus pequeños habitantes cambió toda mi forma de percibir la vida.

Ya más grande mi amor empezó a crecer y comencé a sentirlo también por la música. Un día mi padre llegó con un piano a la casa y gracias a eso la música me acompañó en mis mejores momentos y también en los más tristes.

Entendí que uno puede comunicarse sin usar palabras, que a veces se quedan chicas cuando se quiere expresar lo que el corazón canta desde adentro.
Me volví a enamorar, esta vez de la fotografía.

Cuando me di cuenta que a través de ella podía entregar alegrías y afectar positivamente mi entorno, decidí emprender un camino sin fin, el camino de ser fotógrafo de la vida.

Hoy (2016) estoy especializado en fotografía documental de matrimonios y cada día que despierto, agradezco a la vida por haberme dado esta curiosidad interminable que me hace re-descubrir la fotografía día a día.