Atrasados a la Iglesia

Cuando partimos a la ceremonia íbamos contra el tiempo. El curita ya le había advertido a la Caro que no podía atrasarse ni siquiera un minuto porque después tenía que hacer su misa y si no llegaba, entonces empezaría sin ella.
Perro que ladra no muerde… Llegamos atrasados como 10 minutos porque al final se olvidaron algunas cosas y hasta la roseta del auto se había soltado. Mientras el suegro y el papá trataban de arreglarla, con la Caro pensabamos que filo, mejor partir no más e ir directo a la acción. Nos fuimos volando y cuando llegamos ahí estaba el cura con cara larga.
Esta historia continuará…novia chilena atrasada para llegar a la iglesia
Catalina Vargas del Campo

Jajajajja te ves hermosa amiga…ni se notó el atrasooooo

Fernando Gómez Leighton

Buenas anécdotas para la historia